Historia del Caolin

En España se calcula que aproximadamente el 50% de la producción nacional de caolín se consume en la industria de la cerámica

El caolín se emplea en la construcción de hornos de barro.Existen restos arqueológicos que atestiguan el uso de la arcilla en tiempos prehistóricos para la fabricación de objetos de barro, alfarería, hornos de leña, edificaciones e incluso como soporte para la escritura cuneiforme.

Sus propiedades plásticas hacen que sea posible moldearla hasta conseguir el objeto deseado. Y al secarla a altas temperaturas en un horno de alfarero se convierte en un material muy resistente al paso del tiempo.

La arcilla presenta distinta tonalidad, dependiendo de los minerales que estén presentes en el terreno. Además, se utilizan en muchos procesos industriales. Hoy vamos a centrarnos en el barro blanco, también conocido como arcilla de China o caolín (kao = alta; ling = colina).

El caolín es un silicato de aluminio hidratado, compuesto principalmente por caolinita y procede de la descomposición del feldespato y otros silicatos de aluminio. Su pureza es tan elevada que no cambia de color durante la cocción. Gracias a su estructura cristalina formada por una lámina de tetraedros y otra de octaedros su utilización. Incluso en dosis muy bajas, aporta una elevada resistencia. Por ello, se emplea en la fabricación de azulejos, porcelanas, papel, fibra de vidrio, alfarería fina y ladrillos refractarios.

Hornos leña, Nuestros hornos de barro de Pereruela

Cabe destacar que todos nuestros productos y  hornos de leña de Pereruela tienen un alto contenido en caolín. Gracias a ello son muy apreciados  por su resistencia al fuego directo, resistencia al choque térmico y capacidad de acumulación del calor.