Horno de leña, medidas de seguridad

El mayor peligro a la hora de trabajar con un horno de leña son las quemaduras y los golpes de calor. Aquí os dejamos algunas medidas de seguridad básicas al cocinar en un horno de leña de Pereruela.

Guantes de protección térmica para Horno de Leña. Tenazas de protección para Horno de Leña. Juego de palas para Horno de Leña.

Horno Leña, Precauciones a tomar con un Horno de Leña

  • Las puertas suelen estar fabricadas con hierro, un buen conductor del calor. No toques nunca las puertas sin protección.
  • Cuidado a la hora de introducir, manipular o retirar las cazuelas y bandejas de barro del interior del horno de barro. Utiliza siempre guantes de protección homologados y palas con una longitud adecuada al tamaño del horno. Lo mismo se ha de tener en cuenta al  retirar las brasas, leña prendida o cenizas.
  • Al abrir la puerta debemos apartarnos de la boca del horno. Debido a las corrientes de convección que se producen, el aire caliente sale muy rápidamente al exterior. Debemos extremar las precauciones, ya que podría abrasaros o provocaros un golpe de calor.
  • Por otro lado, la madera debe colocarse en forma de pirámide dentro del horno de leña, dejando un hueco en su interior. Sin duda, este paso es muy importante, ya que en el interior podemos introducir pastillas de encendido, secas o papeles. Esto permite que el aire circule libremente y aporte el tan necesario oxígeno. Transcurridos unos minutos podremos ir introduciendo leña y retirar las brasas con la ayuda de manoplas térmicas y de palas fabricadas especialmente para hornos.
  • Por último, una vez que el fuego ya está prendido debemos mantener el tiro y la puerta del horno abiertos. Si deseamos apagar el horno de leña en vez de abrir la puerta se recomienda cerrar por completo puerta y tiro. De esta forma no entrará oxígeno en el mismo y evitaremos que salte alguna chispa al exterior del horno.

Otras recomendaciones manejo Horno Leña

  • También se recomienda conservar las brasas en un brasero o recipiente fabricado para tal fin por si bajara demasiado la temperatura del horno. No almacenar nunca las brasas dentro ni cerca de materiales plásticos, de madera, inflamables o combustibles.
  • Además, hay que tener en cuenta el tipo de leña o combustible a utilizar. Para evitar intoxicaciones por esmaltes o resinas procedentes de la madera la leña tiene que ser lo más natural posible. Como por ejemplo roble, vid o encina. Además el tipo de madera utilizada afecta al sabor del asado o guiso.